top of page

Beneficios Fiscales 101

Si te dijéramos que el futuro de tus sueños depende de una institución pública ¿qué sentirías? Exacto. Y aunque hay que tomar acción por nuestra cuenta, entender cómo funciona el sistema financiero del gobierno es fundamental para poder aprovechar las herramientas que pone a nuestra disposición, como los beneficios fiscales. ¿Qué es eso? se trata de medidas que el gobierno implementa para poder ejecutar actividades económicas deseables o beneficiosas para la sociedad, contribuir al bienestar social y al crecimiento económico del país.


Estos beneficios toman forma de exenciones, deducciones y créditos fiscales, que al ser aplicadas en diversos ámbitos, pueden ir dirigidas a fondos de ahorro para el retiro y hasta a la inversión en proyectos para aportar a una mejor sociedad.


Ahora, con respecto a los fondos de ahorro para el retiro, es importante entender que funcionan y existen porque en México, la pirámide poblacional se ha invertido, ahora nuestras sociedades están compuestas por más adultos mayores que por jóvenes aportando a la producción económica. ¿Esto qué significa? que ahora hay una mayor necesidad de programas de jubilación para garantizar el bienestar de los adultos mayores. Sin embargo, estos programas no son obligatorios, lo que puede poner en riesgo la estabilidad económica de cualquier adulto trabajador que llega a la edad del retiro. Es ahí cuando entra la importancia de los beneficios fiscales fungiendo como una herramienta para fomentar el ahorro para el retiro y ayudar a los trabajadores a planificar su futuro financiero.


Entonces, la Ley de Impuestos sobre la Renta establece diversos artículos que permiten a los contribuyentes obtener beneficios fiscales para el ahorro y la inversión: como el Artículo 93, el 151 y el 185, que ofrecen opciones para el ahorro a largo plazo, el ahorro para el retiro y el aplazamiento de impuestos, respectivamente.


ART 151: un plan de ahorro para el retiro


El artículo 151 permite a los contribuyentes hacer deducible un plan de ahorro para el retiro en su declaración anual de impuestos. Esto significa que el ahorro que hagas para tu retiro se resta de tu ingreso sujeto a impuestos, reduciendo el monto total de impuestos que debes pagar.


Es recomendable hacerlo deducible cuando tu tasa de retención de impuestos esté por encima del 20% y que no lo toques durante un largo plazo, idealmente, hasta tus 65 años. Este beneficio es aplicable para todos los trabajadores que sean asalariados, reciban honorarios profesionales y no estén en RESICO. Si nos preguntas a nosotros, creemos que es una excelente opción para ahorrar para el retiro y garantizarte una fuente de ingresos en el futuro.



ART 93: exención de impuestos sobre las ganancias


El artículo 93 permite a los contribuyentes eximirse de pagar impuestos sobre las ganancias obtenidas por inversiones a largo plazo, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como haber mantenido el plan por al menos 5 años y tener 60 años de edad o más.


Este beneficio es recomendable como un accesorio, es decir, un plan complementario a un plan para el retiro. Pues es esa suma que puedes ir haciendo crecer con el tiempo para enfrentar cualquier situación que te surja en la vida, desde metas y proyectos o hasta emergencias. Este seguro también te brinda liquidez en caso de que necesites disponer de tus ahorros en cualquier momento, aunque por supuesto, debes tomar en cuenta las condiciones que debes cumplir para tener acceso a él.


ART 185: Cuenta Especial para el Ahorro (CEA)


Establece un beneficio fiscal para las personas físicas que realicen actividades empresariales o profesionales, al permitirles deducir las aportaciones que hagan a planes personales de retiro hasta un límite máximo establecido por la ley y eximir dichas aportaciones del pago de impuestos, en pocas palabras, es un diferimento de impuestos más conveniente.


Las aportaciones que se realicen a estos planes personales de retiro son deducibles del impuesto sobre la renta en el ejercicio en que se efectúen y siempre y cuando no excedan del 10% del total de los ingresos acumulables del contribuyente en el ejercicio anterior. Este límite máximo de deducción para cada ejercicio fiscal se actualiza anualmente de acuerdo con la inflación.


Si luego de entender todo esto, aún no sabes por dónde empezar, mantén la calma. Entender las herramientas que tenemos a nuestra disposición es solo el primer paso para poder aprender a gestionarlas de la mejor manera posible, y siempre hay expertos en la materia que nos podrán orientar sobre lo que más nos conviene. Acércate a nosotros, cuéntanos sobre tus necesidades actuales y tus planes a futuro y trabajemos para crear ese plan que será tu gran aliado para conseguir lo que te propones.


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

4 claves para mejorar tu economía personal

¿Quién no quisiera tener libertad financiera y disfrutar de una gran economía personal sin preocupaciones? Alcanzar esta meta no es tan complicado como parece. En realidad, todo comienza con una econo

Comments


bottom of page